Más noticias

El desafío de transportar e instalar el corazón de una termoeléctrica en el interior del noreste de Brasil

Publicado 8.4.2021

A finales de diciembre, las obras de la Central Termoeléctrica Parnaíba V en Santo Antônio dos Lopes, en el interior de Maranhão, estaban a pleno ritmo. El equipo de Techint Ingeniería y Construcción tenía una tarea crucial: instalar el generador General Electric de 360 ​​toneladas, que se elevó a una altura de 19 metros -el equivalente a un edificio de cinco pisos- y se desplazó horizontalmente 47 metros hasta su base. Toda la operación de ensamblaje del tomó alrededor de 17 horas.

Después de recorrer 290 km desde el Puerto de Itaqui, en São Luís, hacia el interior de Maranhão, el equipo será el corazón de la central termoeléctrica Parnaíba V y generará 386 MW de energía, lo que permitirá potenciar el sistema eléctrico nacional. El complejo pertenece a la empresa Eneva, que es responsable del 46% de la capacidad instalada de generación térmica del subsistema Norte y del 11% de la capacidad instalada de generación de gas en el país.

El generador de la termoeléctrica cruzó de madrugada la ruta BR-135, lo que representó una de las operaciones logísticas más grandes realizadas hasta el momento en el país: el transporte especial que llevó el generador superaba los 100 metros de longitud; y el equipo, junto con el transporte, superaba las 700 toneladas. La ruta atraviesa 10 puentes que requirieron refuerzo estructural para lo cual la empresa encargada del transporte tuvo que desarrollar un “sobre puente” metálico. Más de 30 compañías y autoridades participaron en la operación, que fue validada por órganos competentes a nivel municipal, estatal y federal.

“Fueron 15 días de planificación antes del inicio del montaje, que demandó la fabricación de plataformas, la instalación de rieles, un sistema de electricidad, dos torres y vigas sólo para levantar el generador”, señaló Pedro Mellucci, Gerente de Construcción del proyecto Parnaíba V. El izaje fue uno de los mayores hitos del proyecto en cuanto a complejidad, desde la importación hasta el transporte y la instalación, que requirió un gran esfuerzo por parte de todos”.

Pedro Mellucci ya tenía experiencia en izajes de este tipo porque había trabajado en operaciones para elevar estructuras de hasta 2.000 toneladas, pero con una súper grúa, como fue el caso de la plataforma offshore P-76. En el caso de Parnaíba V, en lugar de una grúa se utilizó un sistema de strand jacks, que consiste en gatos para izar que tienen cables de alambre de acero.

Turbinas y chimeneas

En el mes de enero, se instalaron turbinas de media y alta presión sobre la base de hormigón del proyecto, conformando el grupo turbina-generador, encargado de transformar la energía mecánica del vapor de la caldera en energía eléctrica para su distribución en la subestación de la planta de 500 kV. Se necesitaron más de 9 horas de trabajo para trasladar la turbina de 155 toneladas a su base, a 17 metros de altura y a 20 metros del punto inicial.

También durante el mismo mes, se realizó el izaje del tercer tramo de la chimenea de la caldera 31. La pieza, que pesaba 29 toneladas, se elevó a 28 metros de altura, con la ayuda de dos grúas con una capacidad nominal de 220 toneladas. Toda la operación se realizó con una detallada planificación para asegurar la sincronización de las grúas y el correcto equilibrio de la pieza hasta llegar a su posición final.

Últimas noticias

Ver más noticias