Más noticias

Italia: un hospital del futuro para Padua

Publicado 21.2.2024

El equipo de Ingeniería de Techint Ingeniería y Construcción de Milán está trabajando en la planificación de un complejo centro sanitario interregional que estará operativo a finales de esta década. El director del proyecto, Daniele Morgera, comparte los detalles sobre los desafíos de las fases iniciales de este plan de gran vanguardia.

 

El Polo della Salute di Padova Est es un complejo hospitalario con tecnología de punta, un proyecto con visión de futuro que no sólo representa una importante necesidad para la comunidad, sino que, además, posicionará a Padua como el principal centro de salud en la región del Veneto, en Italia. El equipo de ingeniería de la oficina de Milán de Techint E&C forma parte del consorcio encargado de la desafiante tarea de planificar y diseñarlo. Ubicado en el Polo Giustiniani, el plan incluye una innovadora torre de investigación médica vinculada a la Universidad de Padua.

Daniele Morgera, jefe del Departamento de Infraestructura de Techint E&C, está a cargo de un equipo de 20 expertos que acaba de completar la primera fase del diseño de factibilidad, en sociedad con los otros miembros del consorcio. Este está encabezado por Politecnica Ingegneria ed Architettura y también incluye a Cooprogetti y ATI Project, todas empresas con las que la compañía se ha asociado para desarrollar otros proyectos de salud en Italia.

Bajo la metodología de trabajo colaborativo Building Information Modeling (BIM) y otros modelos de diseño de avanzada, el equipo encargado de este proyecto enfrenta el desafío de trazar un plan de diseño funcional y adaptable. Esto implica considerar los vertiginosos avances de la medicina y la tecnología pronosticados para la próxima década, período estimado para la conclusión de la construcción. El nuevo hospital, considerado el mayor complejo sanitario de Italia, abarca una superficie de más de 200.000 metros cuadrados y las instalaciones contarán con cerca de 1.000 camas, 45 quirófanos de última tecnología, una torre completa dedicada a cuidados intensivos, salas de pacientes y atención médica, un centro de día para pacientes ambulatorios, que incluye procedimientos de cirugía menor, y hasta una torre de investigación médica.

Morgera explica que la empresa ganó el concurso para trabajar en la primera fase a finales de 2022. “El ámbito de acción de esta fase preliminar, recién concluida, se centró en el estudio de viabilidad, un gran desafío, dada la envergadura de este proyecto. Nuestra responsabilidad abarca el diseño integral de la estructura, englobando tanto los sistemas eléctricos como la instrumentación. Ahora estamos esperando que las autoridades informen los resultados, a las partes interesadas en una reunión pública, para que nos autoricen a comenzar con la segunda fase”, indica.

Actualmente, una de las prioridades es asegurar el acceso al transporte y optimizar la logística para integrar estos accesos en el complejo de manera eficiente, en una ciudad habitada por más de 200.000 residentes. El proyecto tendrá un impacto significativo en la comunidad local, transformando la apariencia global de la ciudad.

Según explica Morgera, dado que el hospital será un punto neurálgico para toda la región, el diseño debió contemplar una estación de tren cercana con un paso elevado para peatones, la autopista que lo rodea, un extenso estacionamiento y hasta una línea exclusiva para tranvías. “La coordinación de todos estos aspectos nos llevó tiempo, dado que había que tomar en consideración la participación de diversas partes interesadas. Sin embargo, hemos concebido un plan que integra de manera perfecta todas estas distintas formas de acceso y llegada”, señala.

Cabe resaltar la proximidad de la Facultad de Medicina de la Universidad de Padua, una de las más prestigiosas de Italia, que estará conectada al complejo a través de un puente que conducirá a la torre de investigación.

Con la primera fase ya completa, el equipo se está preparando para lanzar la segunda fase que involucrará el diseño de ingeniería front-end (FEED). “Tuvimos una gran reunión en enero para presentar los resultados logrados hasta el momento. Luego, trabajaremos en la fase FEED, que debería estar completa en unos cuatro meses, según el contrato. Después de eso, se necesitarán entre cuatro y seis meses para obtener todos los permisos necesarios, por lo que esperamos llegar para fines de 2024”, resume Morgera.

Uno de los aspectos que resultó ser particularmente desafiante durante el estudio de factibilidad fue la estrategia de protección contra incendios. Los expertos en control de seguridad hicieron varios aportes al sistema, que incorporó elementos tales como la determinación de la ubicación de puertas cortafuegos, pautas para el uso de materiales de construcción antiinflamatorios, la implementación de la compartimentación, el diseño de salidas y escaleras de incendios y la instalación de un avanzado sistema tecnológico de alerta y respuesta de seguridad contra incendios.

Otro desafío fue tener en cuenta los probables avances tecnológicos, no sólo en el campo de la medicina, sino también en la asistencia sanitaria en general, durante los próximos 10 años. Por ejemplo, el uso de robots de reparto para ayudar con la enfermería, capaces de transportar medicamentos, suministros, muestras de laboratorio y otros materiales a lo largo de los pasillos y entre pisos. Daniele cuenta cómo diseñaron el techo de las instalaciones como área de aterrizaje, no sólo para los helicópteros que transportan pacientes y órganos para trasplantes, sino también para los drones, que en el futuro desempeñarán un papel mucho más importante en la entrega de suministros y elementos sensibles al tiempo.

“Hay que ser extremadamente flexible en esta etapa, para que los planes se puedan actualizar tecnológicamente con el tiempo, sin que esto afecte al diseño estructural básico”, afirma Morgera. “La atención se enfocó en desarrollar un diseño funcional con el objetivo de reducir al máximo los desplazamientos entre las diversas áreas médicas. Hicimos todo utilizando BIM, así que nos encontramos con más de 6.200 tipos de salas diferentes para diseñar y renderizar usando 3D, para mostrarles lo que estamos proponiendo a los médicos y otros profesionales de salud , y darles una idea de cómo se organizará su futuro espacio de trabajo”, agrega.

Posicionado como un edificio sostenible, gracias a la meticulosa selección de materiales, el complejo con tecnología de avanzada asegurará un rendimiento energético óptimo. En consonancia con esta premisa, al encontrarse el hospital en una zona propensa a inundaciones, el diseño debía anticipar la posibilidad de eventos climáticos y meteorológicos extremos. Por ende, se propuso elevar los edificios y permitir que el agua continúe su curso por debajo de las estructuras. Finalmente, Morgera comparte: “Es increíble haber tenido la oportunidad de ser parte de esta etapa de planificación. ¡Cuanto mayor es la complejidad del desafío, más enriquecedor es!”

Últimas noticias

Ver más noticias